Unos 800 habitantes de la isla española de La Palma, en las Canarias, recibieron ayer la orden de evacuar sus viviendas ante el avance de la lava del volcán Cumbre Vieja, indicaron las autoridades locales.

Los habitantes recibieron este martes la orden de evacuar sus viviendas ante el avance de la lava del volcán Cumbre Vieja, que entró en erupción el 19 de septiembre. El volcán no provocó víctimas mortales, pero causó grandes daños materiales.

Los servicios de emergencias de las islas Canarias anunciaron en Twitter que emitieron una «orden de evacuación para varios núcleos poblacionales» en la localidad de Llanos de Aridán, «debido a la previsión de avance de la colada de lava».

Hay entre 700 y 800 personas afectadas por esta evacuación, precisaron los servicios de emergencias del archipiélago canario, próximo a las costas del noroeste africano.

Unas 3.000 personas fueron confinadas el lunes después de que la lava del volcán destruyera una parte de una fábrica de cemento y generara gases potencialmente tóxicos.

Pero las autoridades levantaron el martes esta obligación de quedarse en casa.

El Cumbre Vieja, que entró en erupción el 19 de septiembre, no provocó víctimas mortales, pero causó grandes daños en esta isla con 85.000 habitantes, entre los que más de 6.000 debieron ser evacuados.