Taxista posadeño amenazó con “salir a cazar” vehículos de UBER y estalló la polémica

Frente a la polémica declaración de un taxista que aseguró que “saldría a cazar” a los trabajadores que forman parte de la empresa UBER, el secretario general del Sindicato de Peones de Taxis de Misiones, Alfredo Gamarra, explicó la situación y enmarcó esa frase en las denuncias que vienen haciendo los taxistas, ante la disconformidad de que UBER esté compitiendo en su área laboral.

Un taxista de Posadas afirmó que “saldría a casar” a empleados de UBER, debido a que les están sacando puestos de trabajo. Frente a la gravedad de esta expresión, Alfredo Gamarra, secretario general del Sindicato de Taxis, explicó que fue un malentendido y que no hacía referencia a dañar físicamente a quienes conduzcan UBER, que solo fue producto del enojo que les genera esta situación.

Aseguró que ningún taxista posadeño tuvo, ni tiene intenciones de lastimar a los empleados de la empresa. Señaló que con este dicho el taxista se refería a que saldrían buscar a los empleados de UBER para identificarlos y denunciarlos. Además, como responsable del sindicato afirmó que lo que buscan es trabajar en conjunto con el Municipio y con fiscalizaciones en la vía pública.

Hace meses que los taxistas están manifestando su disconformidad con que esta empresa trabaje transportando a pasajeros que deberían contratar el servicio de taxis que sí cumplen con todas las normas legales.

Explicó que para que una persona esté habilitada a conducir un taxi, la Municipalidad les exige 32 requisitos. Y que UBER no cumple con ninguno de estos. Además, señaló que perjudican alrededor de 1300 peones de taxis.

Gamarra denunció abiertamente a UBER por pedir información personal a los usuarios. Aseguró que como taxistas y para cumplir con el trabajo de medio de transporte, no es necesario saber el nombre de la persona que contrata el servicio. “¿Qué hacen con todos esos datos? Les estamos dando datos muy de nuestro núcleo familiar a una empresa fantasma” manifestó Gamarra.

También acusó a los medios de comunicación de darle difusión a un servicio que es ilegal y que pone en riesgo a los pasajeros y que solo se maneja por una aplicación que no tiene ni una sola garantía de que el pasajero viaja seguro. “¿Quién se va a hacer responsable del usuario?” cuestionó Gamarra.