El secretario General del sindicato de taxis, Alfredo Gamarra, concurrió ayer a la comisión de transporte del Concejo Deliberante donde hizo conocer un pedido de incremento de la bajada de bandera de 30%, llegando a 35 pesos, y de la ficha de 10%, alcanzando el valor de 3 pesos.

 

El secretario General del sindicato de taxis, Alfredo Gamarra, concurrió ayer a la comisión de transporte del Concejo Deliberante donde hizo conocer un pedido de incremento de la bajada de bandera de 30%, llegando a 35 pesos, y de la ficha de 10%, alcanzando el valor de 3 pesos.

Gamarra explicó que “el pedido lo hicimos haciendo uso de una ordenanza que refiere a la revisión semestral de la tarifa” y se fundamenta “a raíz de los constantes aumentos que hemos recibido en los últimos meses. El combustible ya estaría en 50 pesos para fin de año”.
Sería el segundo incremento del año. El primero se aplicó desde abril.

Los trabajadores son los que absorben todos los aumentos, esto sería sólo para amortiguar lo que pierden en las estaciones de servicio, con los aumentos de combustible” dijo Gamarra y agregó que “los alquileres no van a aumentar y la radio tampoco, hay un compromiso y se va a controlar a través de la firma de un documento, a pesar de que algunos empresarios están saltando por el aire”.

En este sentido, dijo que “es la primera vez que logramos un consenso con la asociación de propietarios, nació de ellos y es algo que nosotros como gremio hace rato venimos solicitando”.

Ante la duda de que esto se cumpla, explicó que “si está firmado se tiene que cumplir, no podemos ser indiferente con los trabajadores que hoy están 16 horas por día en el auto. Para nosotros es una noticia que cayó muy bien”.

Luego insistió que “no es un aumento, es solamente una readecuación. Lo pedimos ahora porque sino el año que viene va a ser un pedido de 40% 45%. Si se otorga este pedido, el año que viene estaríamos hablando de un 20% si fuera necesario en abril o mayo”.

Para el dirigente gremial “está bien que sea semestral (la revisión de tarifas) porque si lo hacemos al año, sufre el cliente (los aumentos fuertes de una sola vez) y sufre el trabajador que solamente recupera lo que ya perdió”.