El sismo se dio mar adentro, a 180 km de la costa de la Isla Norte del país oceánico. El alerta de tsunami se disparó porque las olas podrían llegar a viajar hasta 300km por la fuerza del movimiento.

Un sismo de 6,9 grados de magnitud en la escala de Richter se registró en las costas del noreste de Nueva Zelanda, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), lo que provocó una alerta de tsunami por parte de las autoridades.

El sismo tuvo lugar a 180 kilómetros al noreste de la ciudad de Gisborne, en la Isla Norte, a las 2:27 (hora local) de la madrugada del viernes, a una profundidad de 10 kilómetros, consignó la agencia AFP.

Como consecuencia del sismo, el Centro de Alertas de Tsunamis advirtió que «podrían ocurrir olas de tsunamis en 300 kilómetros a la redonda del epicentro».