Restaurantes, bares y heladerías de Posadas trabajarán en horario extendido este fin de semana

La municipalidad de Posadas informó en la noche de este jueves, que podrán atender entre las 8.30 y las 23 este viernes, sábado y domingo, mismo horario que habían solicitados los empresarios, con la intención de recibir comensales en la hora de la cena, como se había hecho el domingo del Día del Padre.

La municipalidad de Posadas autorizó nuevamente un horario excepcional para la atención al público de bares, restaurantes y heladerías durante este viernes, sábado y domingo, en el marco de la flexibilización de la cuarentena que rige en Posadas.

El horario habilitado para el ejercicio de estas operaciones será de 08:30 a 23:00, siguiendo estrictas medidas de bioseguridad. Esta medida es la continuidad de la prueba piloto realizada la semana pasada.

Vale recalcar que a partir del lunes 29 de junio, estos rubros regresarán al horario de 08:30 a 18:30.

Luego de la experiencia del Día del Padre, propietarios de restaurantes de Posadas le pidieron formalmente a las autoridades sanitarias de la ciudad repetir la atención también hasta las 23 desde este fin de semana, con la intención de permitir el servicio en el horario de la cena.

Gustavo Pona, dueño de un restaurante ubicado en la avenida Costanera, señaló que hasta la tarde de este jueves, siguían esperando una respuesta por parte del municipio, la misma que se hizo efectiva horas más tarde. “Hoy por hoy los tiempos de la pandemia son otros y hay que tener paciencia y esperar porque no es como antes que un decidía hacer una cosa y la hacía. Ahora son otros tiempos los que hay que manejar”, apuntó durante una entrevista radial.

El empresario recordó que el domingo pasado, cuando se conmemoró el Día del Padre, tuvieron una experiencia positiva gracias al comportamiento de sus clientes y a un aumento en el movimiento de gente. “En mi local la gente es muy respetuosa, es un lugar muy tranquilo. La gente llega, hace los pasos de desinfección y quedan en las mesas. Cuando se levantan para ir al baño se ponen los barbijos. No tuve graves problemas con la gente. El Día del Padre hubo un poco más de movimiento, que se acomodó rápido y se les hizo sentar rápido a la gente”, reveló.

En ese sentido, Pona hizo hincapié en la dependencia de los locales, del comportamiento de los clientes. “Se puede mantener el distanciamiento porque no van todos juntos al baño y la gente entiende que es lo que tiene que hacer. Estamos dependiendo mucho del cliente, del cuidado que tienen. Nosotros hacemos nuestra tarea en desinfección, en controlar todo pero el distanciamiento lo tiene que tener la persona, ya sea en el restaurante o en la vereda”, acotó.

El gerente reconoció que se generó un desgaste por la cuarentena y que si bien, por el poco movimiento de gente, se trabaja menos, tanto los empresarios como los empleados deben prestar mucha más atención que en otros momentos. “Se tiene que estar muy atento a todo, los pedidos, a la gente. La gente también está más irritada, como todos, estamos muy estresados con el tema de la pandemia. Hay que estar más encima de todo y controlar más las cosas, las redes sociales, los mensajes”, agregó.

Para finalizar, Pona indicó que el promedio de facturación, respecto de una época normal, es del 40%. “Personal tenemos el mismo porque no se echó a nadie, se mantuvo todo y se les está pagando a todos. Desde que arrancó la pandemia seguimos todos en el mismo barco, remándola y tirando para adelante”, concluyó.