El parte epidemiológico del día de ayer informó que la provincia de Misiones sufrió la pérdida de un adolescente de 15 años quien padecía de una seria comorbilidad, siendo la víctima fatal por Covid-19 más joven de la provincia desde el inicio de la pandemia. Esto acarreó dudas acerca de cuándo podrán vacunarse adolescentes mayores de 12 años con enfermedades de base en el país ya que forman parte de los grupos de riesgo. Manuel Riera, médico pediatra, remarcó la importancia de avanzar con la vacunación en este grupo, debido a que la enfermedad cambió de población objetivo o blanco, y hoy también afecta a embarazadas y adolescentes.

Adolescentes de entre 12 y 17 años, especialmente aquellos con enfermedades preexistentes y/o comorbilidades, aún no recibieron ninguna dosis de inmunización contra el coronavirus en nuestro país. Esto se debe principalmente a que en la Argentina, a día de hoy, no hay vacunas habilitadas para su aplicación en menores, sin embargo, se espera una pronta aprobación para poder incorporar a este grupo dentro del Plan Nacional de Vacunación lo antes posible.

Riera remarcó la necesidad de avanzar con la vacunación en niños y adolescentes con comorbilidades porque corren gran riesgo de sufrir un padecimiento grave de la enfermedad. “Hoy las vacunas Pfizer y BioNtech son las más avanzadas en este sentido, y lamentablemente son justos las que no disponemos en el país. Ojalá se puedan aprobar y conseguir muy pronto”, indicó.

De misma manera, Moderna es una vacuna con grandes referencias para la vacunación de niños. Mientras que Sinopharm también está siendo aplicando por en menores, pero Riera indicó que de esta vacuna hay menos información y debemos de poner en la balanza «la idea de riesgo-beneficio». «Como conclusión yo diría que apenas se de la aprobación, no debemos dudar en vacunar a los niños, especialmente a aquellos que tienen comorbilidades y/o discapacidades», sintetizó.

«No dudemos en vacunar. Las vacunas salvan vidas y hoy son el elemento fundamental para salir adelante», subrayó.

covid-19

En cuanto a la afectación de las nuevas cepas del Covid-19 en grupos jóvenes, Riera comentó que, a diferencia del año pasado, hoy tanto adolescentes como mujeres embarazadas están viéndose afectados por la enfermedad más intensamente que al principio de la pandemia. “Hoy se considera que hay dos blancos elegidos por el virus que son los adolescentes y las embarazadas”, remarcó.

Respecto de los efectos del Covid-19 en niños, Riera indicó que las publicaciones científicas hablan de que existen dos escenarios posibles. En primer lugar, un niño puede contagiarse y contagiar a otros de coronavirus pero sin un grave padecimiento de la enfermedad. Mientras que en segundo lugar, los niños con comorbilidades tienen una inmunosupresión importante lo que genera una predisposición para la enfermedad importante.

“Debemos aclarar que hay niños de 5, 6 y 7 años que tienen diabetes, insuficiencia renal crónica, e hipertensión. En esos chicos el Covid-19 si puede representar un gran riesgo de enfermedad grave”, indicó.

Profundizando acerca de esta situación, Riera remarcó la necesidad de avanzar con la vacunación en este grupo de riesgo. “Cuando se avanzó con la vacunación en adultos mayores, el virus fue a por los adultos jóvenes. Y si no avanzamos con la inmunización en los más chicos va a ir por los niños”, manifestó el médico pediatra.

covid-19

Hasta el momento los adultos son los más afectados por la enfermedad del Covid-19, sin embargo Riera comentó que esta es una enfermedad aún desconocida en su totalidad, y por eso no deben de perderse de vista los efectos que podría tener en los menores. “Siempre se habló de que esta enfermedad es muy particular, uno la mira de reojo o de costado porque siempre hay cosas que se van conociendo”, indicó.

Riera señaló que en un primer momento se creyó que los niños eran afectados mínimamente o podía pasar desapercibida en su totalidad pero que esta situación cambió. “Esto tenía su explicación porque la mayoría de los niños habían estado expuestos a patologías similares, y por ende desarrollaban inmunidad”, agregó.

En los primeros meses de la pandemia, el virus afectó especialmente a mayores de 60 años con o sin enfermedades preexistentes. En este sentido, Riera explicó que el virus tuvo una afectación predominante hacia este grupo etario, pero que esta situación varió notablemente con el avance de la tecnología para el tratamiento de la enfermedad y la proliferación de variantes nuevas.

“Cuando esto comienza era muy claro que había una población blanco u objetivo, que eran los adultos mayores y sobre todo, con comorbilidades”. Añadió también que durante los primeros meses de pandemia pudo observar que las comorbilidades más determinantes para un paciente eran la diabetes, la hipertensión y la obesidad, siendo los más afectados los adultos mayores.

Asimismo, sumó el hecho de que la población objetivo afectada cambió notablemente con el correr de los meses y la mutación de la enfermedad. “Hoy yo diría que la población blanco está entre los 20 y los 50 años, estos famosos adultos jóvenes que antes se consideraban poco expuestos a la enfermedad hoy ya no es tan así”, subrayó.

Fuente: Telam