Las personas que formaron parte de un estudio o ensayos de vacunas aprobadas y permitidas para su uso por ANMAT podrán solicitar el registro de su aplicación a través del sitio Mi Argentina para su validación.

A partir de una resolución del Ministerio de Salud de la Nación y en articulación con la Secretaría de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete de Ministros, las personas que residan en el país que hayan accedido en el marco de un ensayo clínico aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) a una vacuna contra la enfermedad COVID-19 autorizada para su uso o registrada en Argentina o preclasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), podrán solicitar el registro de su aplicación a través de la web Mi Argentina.

Una vez que el Ministerio de Salud de la Nación valide su participación en el estudio, las y los participantes podrán contar con el Certificado de Vacunación COVID 19, disponible en el Perfil Digital de Ciudadano de la plataforma Mi Argentina, dentro de la sección Mi Salud.

Para ello, los interesados deberán informar, con carácter de declaración jurada el motivo de la solicitud, número de Documento Nacional de Identidad (DNI), nombre de la vacuna recibida, número de dosis, lote de la vacuna recibida, establecimiento de salud, país y ciudad donde se recibió la vacuna y fechas de aplicación.

En caso de personas menores de 13 años, sus representantes legales podrán registrar su aplicación a través del Perfil Digital del Ciudadano Mi Argentina.

La Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles será la encargada de validar la información declarada ante los protocolos e investigadores pertinentes e incorporar la aplicación de la vacuna contra COVID-19 en el Registro Federal Nominalizado de Vacunación (NOMIVAC).

Argentina superó los 61,8 millones de vacunas recibidas

Un total de 1.536.000 dosis llegaron este sábado a las 19:59 al Aeropuerto Internacional de Ezeiza desde Frankfurt, Alemania, en el vuelo LH8264 de la empresa Lufthansa, se informó oficialmente.

En tanto, otro cargamento, que consta de 1.336.000 dosis, llegará este lunes, a las 7, en el vuelo LH540, de la misma compañía aérea.

Entre ambos cargamentos, suman un total de 2.872.000 de dosis de la vacuna Sinopharm, lo que permitirá al Gobierno nacional «intensificar» la inmunización que se despliega en todo el país.

De esta manera, con el arribo de ambos cargamentos, Argentina habrá superado los 63 millones de vacunas recibidas desde el inicio del plan de vacunación.

Hasta este sábado, el país suma 60.377.730 vacunas, de ellas 17.180.320 son Sputnik V: 10.955.280 del componente 1 (de los cuales 1.179.625 fueron producidos por Richmond) y 6.225.040 del componente 2 (1.765.875 desarrolladas por el laboratorio argentino).

Del laboratorio AstraZeneca, la Argentina ya cuenta con 16.124.500 vacunas entre las 580.000 de Covishield, las 1.944.000 recibidas por el mecanismo Covax, 12.389.500 provistas directamente por el laboratorio, 400.000 donadas por España y 811.000 por México.

En tanto, recibió 22.912.000 del laboratorio Sinopharm, 3.500.000 de Moderna donadas por Estados Unidos, 400.000 de Cansino y 260.910 de Pfizer.

Mientras, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires envió casi 250.000 nuevos turnos para la inoculación de segundas dosis de vacunas contra el coronavirus, informó el gobernador Axel Kicillof.

«Se están enviando 248.765 turnos de la segunda dosis. Revisá tu mail, la página o la aplicación» posteó Kicillof este sábado en Twitter.

Las autoridades de la provincia de Buenos Aires recordaron que todas las personas a partir de los 12 años pueden inscribirse en la página oficial para recibir la vacuna contra la Covid-19.

En tanto, tal como anunció este viernes el mandatario bonaerense, todos los mayores de 60 años ya cuentan con la posibilidad de acceder a la denominada «vacunación libre» de segunda dosis si cumplieron las 8 semanas después de la primera dosis de la vacuna Astrazeneca o Sputnik, o bien, unas 3 semanas después de la primera dosis de la Sinopharm.

De igual modo funcionará la inmunización para los jóvenes de 17 años sin comorbilidades, que luego se irá ampliando, bajando el rango etario.

Un nuevo estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos sugiere que la vacuna contra el coronavirus del laboratorio Moderna confiere una mejor protección a largo plazo contra la hospitalización que la de la empresa Pfizer.

Los investigadores de los CDC realizaron un análisis de casi 3.689 adultos que fueron hospitalizados por coronavirus grave, entre el 11 de marzo y el 15 de agosto de 2021, periodo que precede e incluye el auge de la variante delta en ese país.

A lo largo de todo el período, la vacuna de Moderna tuvo una eficacia del 93% contra la hospitalización, la de Pfizer del 88% y la de J&J del 68%, reportó la agencia de noticias AFP.

La pérdida de eficacia contra la hospitalización en el caso de Pfizer fue especialmente pronunciada: cayó del 91% entre 14 y 120 días después de la vacunación al 77% más de 120 días después de la vacunación.

Por el contrario, Moderna cayó del 93% al 92% al comparar los mismos dos periodos.

que se pueden coadministrar las vacunas contra el coronavirus con otras del calendario nacional, lo que deja atrás el intervalo de 14 días que se había establecido inicialmente, tras una recomendación en ese sentido de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn).

En un comunicado, se informó que se estableció «la posibilidad de coadministrar las vacunas contra Covid-19 junto con cualquier otra vacuna del CNV (calendario nacional de vacunación), pudiéndose administrar el mismo día o en días diferentes, sin requerir intervalo entre las dosis».

La decisión de Salud siguió a una recomendación de CoNaIn para eliminar el intervalo entre vacunas que obtuvo el consenso de las ministras y ministros de las 24 jurisdicciones del país durante una reunión el pasado lunes, indicó el texto oficial.

La CoNaIn es el organismo técnico que asesora a las autoridades nacionales y a los definidores de políticas para tomar decisiones sobre aspectos relacionados con inmunización basados en la evidencia y/o en el estudio de la epidemiología local.