La Justicia anuló el sobreseimiento que se había dictado a favor del cantante y apartó a los jueces. La investigación se inició por una denuncia de Militta Bora.

La Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional anuló el sobreseimiento que se había dictado a favor del cantante Chano Charpentier y ordenó abrir la investigación por abuso sexual contra Militta Bora.

Los camaristas apartaron a los jueces que habían intervenido en el caso por no haber investigado debidamente una grave denuncia por violencia de género realizada por la cantante.

Militta presentó en el 2018 ante la Oficina de Violencia Doméstica una constancia de las acciones de violencia de las que había sido víctima por parte de “Chano”, quien era entonces su pareja. La violencia psicológica, verbal y física habría ocurrido en 2016.

Pero Militta no hizo una denuncia penal sino que dejó registrados los hechos. Como el delito era de acción privada, y los hechos habían ocurrido en 2016, ante la imposibilidad de realizar medidas de prueba y pericias se sobreseyó al acusado.

Los jueces que dictaron el sobreseimiento dijeron que aún cuando no había motivos para descreer del relato de la damnificada, su sola versión de los hechos no resultaba suficiente para el avance de las investigaciones.

Y pusieron de manifiesto que el transcurso del tiempo impedía la producción de pericias médicas para acreditar las lesiones producidas, que la denunciante no había podido brindar las fechas en las que habrían tenido lugar los episodios descritos y que no existieron testigos que pudieran corroborar lo denunciado.

También resolvieron que las fotos que refirió poseer la denunciante por sí solo no resultaban suficiente para determinar la fecha exacta, entidad y modo de producción de las heridas.

Tras el archivo del caso, Militta apeló y el caso fue a la Cámara.

La mujer dijo haber sido víctima de agresiones por parte del acusado en al menos tres hechos, en uno de los cuales explicó que fue abusada sexualmente con acceso carnal mientras “Chano” estaba drogado.

La Sala VI de la Cámara de Apelaciones confirmó el sobreseimiento del imputado al sostener que “la demora en efectuar la denuncia cercenaban seriamente la posibilidad de determinar la ocurrencia de los hechos y la fecha estimada de producción, cuestiones indispensables para delimitar el reproche penal”.

Pero ahora, la Cámara de Casación anuló el sobreseimiento y ordenó reabrir la causa.

Los jueces Patricia Llerena, Gustavo Bruzzone y Eugenio Sarrabayrouse recordaron que “desde los organismos especializados se advierte que el acercamiento de la mujer víctima de violencias al sistema de justicia constituye un momento crítico: ello responde a la falta de comprensión del alcance y tenor de los hechos que las han victimizado; pero, también, por los prejuicios existentes en la sociedad, las dificultades inherentes al acceso al sistema de justicia y, posteriormente, por los problemas en el tratamiento y manejo que se da a los casos que, en ocasiones, las expone a situaciones de revictimización”.

Casación ordenó sortear un nuevo juez y dar intervención al MInisterio Público Fiscal “para que prosiga el trámite”.

Fuente: Minuto Uno