Portugal ha registrado más de 1.000 muertes debido a la actual ola de calor en Europa, y la jefa de sanidad advirtió el martes que el país debe prepararse para hacer frente a los efectos del cambio climático mientras las temperaturas siguen aumentando.

Las temperaturas en todo Portugal, azotado por la sequía, superaron los 40 grados centígrados en medio de la ola de calor en Europa. Aunque las temperaturas han bajado en los últimos días Graça Freitas, jefa de la Dirección General de Salud (DGS), dijo que seguían estando por encima de los niveles normales para esta época del año.

«Portugal (…) es una de las zonas del planeta que podría verse (más) afectada por el calor extremo», destacó a Reuters la jefa de la autoridad sanitaria DGS y además agregó “Tenemos que estar cada vez más preparados para los periodos de altas temperaturas».

La DGS informó previamente 238 muertes debido a la ola de calor del 7 al 13 de julio, pero la misma funcionaria dijo que el número de víctimas mortales ha aumentado a 1.063 para el período comprendido hasta el 18 de julio.

Las altas temperaturas, la sequía y la mala gestión de los bosques han sido las causas de varios incendios que han afectado a Portugal.