En agosto del año pasado, Alberto Daniel Esquivel fue detenido a bordo de un camión cisterna colmado de marihuana en San Ignacio, tras una incautación millonaria de droga en Misiones.

Más de ocho toneladas de marihuana arrojó el pesaje sobre la incautación realizada en San Ignacio en agosto pasado. En ese procedimiento fue detenido el chofer del camión cisterna, oriundo de Candelaria, identificado como Alberto Daniel Esquivel, a quien la Justicia Federal de Corrientes dejó firme la prisión preventiva, imputado por el delito de transporte de estupefacientes.

El pasado 27 de agosto sobre el arroyo Yabebiry, se concretó la detención del imputado a cargo de la Prefectura Naval Argentina. Desde la defensa de Esquivel se cuestiono el procedimiento, ya que según manifestaron se hizo sin la debida autorización judicial. El pedido de la defensa fue rechazado en todas las instancias por la justicia correntina.

Considerado uno de los grandes cargamentos incautados durante el año pasado, con un pesaje de 8.368 kilogramos de marihuana, divididos en cuatrocientos setenta y nueve bultos, que a su vez contenían un total de diez mil cuatrocientos tres ladrillos de distintos colores y valuada en 651 millones de pesos.

Según investigaciones que se fueron realizando, a través de seguimientos en cubierto y, mediante “pinchamientos” telefónicos, se pudo ir conociendo el movimiento de Esquivel, quien organizaba el transporte de la droga junto con otras personas. Todo ello con la debida autorización del Juzgado Federal de Corrientes, a cargo del juez Juan Carlos Vallejos.

Según se pudo saber, además de Esquivel, también estaba implicado otro misionero, oriundo de la Localidad de Oberá, identificado como José Alberto Laurencio sobre quien se habían iniciado las pesquisas en un primer momento. El hombre de 44 años fue detenido a su vez por Gendarmería Nacional por el tráfico de cocaína y marihuana a Buenos Aires en marzo de este año.

A raíz de una redada en conjunto con las provincias de Misiones, Corrientes y Buenos Aires, Laurencio fue detenido y procesado con prisión preventiva por el delito de tráfico ilícito de estupefacientes con la modalidad de comercio agravado por la intervención de tres o más personas en concurso real con el acopio de municiones. Además, la Justicia de Corrientes dispuso un embargo sobre sus bienes de 30 millones de pesos.

En los allanamientos se incautaron armas de fuego, motocicletas, lanchas y hasta una camioneta, además de varios teléfonos celulares, un millón y medio de pesos (1.500.000) y trece mil cuatrocientos sesenta dólares (13.460), entre otros elementos electrónicos.

Según fuentes ligadas al caso, el hombre habría sido nombrado por un testigo protegido como “José, el misionero” y, a partir de allí quedo bajo la lupa de los investigadores de la Gendarmería Nacional en 2017.

Con ese dato aportado, los centinelas del Paraje Cuay Grande, en Santo Tomé, detuvieron un camión que contenía aproximadamente 4 toneladas de marihuana, con un pesaje de 3.985 kilogramos, en marzo de 2017.

Varios fueron los medios utilizados por José Alberto Laurencio para distribuir la droga desde Misiones hacia Buenos Aires, el más llamativo fue el uso de ambulancias, debido a la facilidad de las mismas para circular en medio de las restricciones por el COVID-19.

A esta organización delictiva se le atribuyen otros decomisos ocurridos en Entre Ríos, Rosario y Posadas. Los estupefacientes ingresaban desde Paraguay por Candelaria, los acondicionaban en Posadas, y luego iban directamente hacia Quilmes, Buenos Aires.

Seis son los misioneros detenidos en el marco de esta investigación, todos ellos de distintas localidades de la provincia. Otros aún se encuentran prófugos.