El Mercedes VISION AVTR es un auto futurístico que se controla con la mente y que permite, mediante la utilización de tecnología de interfaz cerebro-ordenador, que los pensamientos de los conductores lleven a cabo determinadas funciones.

Con una conexión directa al cerebro, Mercedez-Benz propone este auto futurístico que se controla con la mente y que está inspirado en la interfaz de conexión presente entre los personajes del mundo de ficción de la película Avatar. En ella, los Na’vi, habitantes del planeta Pandora, utilizaban una conexión neuronal a través de su pelo para conectar con sus monturas y así actuar al unísono.

El nombre que recibe este increíble vehículo futurista presentado por los diseñadores e ingenieros de la automotriz alemana es VISION AVTR, y está equipado en una interfaz cerebro-computadora que permitirá controlar diferentes funciones del auto, como la luz interior, la climatización o cambiar el dial de la radio.

Mercedes-Benz adoptó este tipo de tecnología, utilizado en el desarrollo de diversos tratamientos de rehabilitación de personas con discapacidades, para sumarla en su concept car VISION AVTR presentado en la feria IAA Mobility Show celebrada en Munich, Alemania.Mercedes-Benz Vision AVTR, el impresionante y futurista coche concepto inspirado en la película 'Avatar'

Este auto futurístico que se controla con la mente fue presentado en la feria IAA Mobility Show celebrada en Munich, Alemania.

Esta propuesta requiere que el conductor utilice una serie de sensores en la cabeza, al igual que otros sistemas basados en la lectura de las ondas cerebrales.Una vista de la interfaz cerebro máquina de Mercedes-Benz, equipado con sensores que registran las ondas cerebrales del conductor

Una vista de la interfaz cerebro máquina del auto futurístico que se controla con la mente, equipado con sensores que registran las ondas cerebrales del conductor.

De esta forma, la plataforma desarrollada por la automotriz alemana puede identificar los patrones asociados a los impulsos eléctricos del cerebro del conductor con determinadas acciones. Según las funciones que se desean controlar, el sistema requiere de un proceso de aprendizaje y calibración de solo un minuto, en base a la reacción del usuario ante determinados estímulos visuales.

Por ejemplo, si desea controlar la iluminación o la temperatura del habitáculo, el conductor deberá dirigir su mirada en un punto específico de una pantalla. Luego, los sensores detectarán un patrón de ondas cerebrales en el cerebro y el sistema ejecutará la acción asociada, para luego mostrar un menú ampliado con las diferentes opciones de ajuste.

Con un diseño también inspirado en la ficción creada por James Cameron, el concept car Vision AVTR tiene todo el aspecto de una nave espacial sobre cuatro ruedas luminosas. Sin un volante tradicional, el vehículo experimental de Mercedes-Benz se controla sobre un panel de mando ubicado en la parte central ubicada entre las dos butacas delanteras.El concept car VISION AVTR no tiene un volante de conducción, y el vehículo se controla con un panel central ubicado entre las dos butacas delanteras

El concept car VISION AVTR no tiene un volante de conducción, y el vehículo se controla con un panel central ubicado entre las dos butacas delanteras.

Esta propuesta futurista de la firma alemana también se refleja en el exterior, con un diseño aerodinámico equipado con 33 microalerones móviles que buscan optimizar la eficiencia del vehículo. A su vez, Mercedes-Benz equipó al Vision AVTR con un motor eléctrico y una batería con una capacidad de 110 kWh que se puede cargar de forma completa en menos de 15 minutos.Al estilo Avatar, así es el VISION AVTR, un concept car de Marcedes-Benz que busca mostrar un adelanto de las tecnologías que se implementarán a futuro en los vehículos eléctricos

El auto futurístico que se controla con la mente, además, posee 33 microalerones, que optimizan el diseño aerodinámico del concept car presentado en el salón de Munich.

«La tecnología de interfaz cerebro-máquina funciona de forma independiente del resto de los controles basados en voz o pantalla táctil. Esto nos abre la posibilidad a miles de aplicaciones para la interacción intuitiva con el vehículo», dijo Britta Seeger, responsable de ventas y miembro del directorio de Mercedes-Benz.

Como no podía ser de otra manera, también es un modelo 100% eléctrico, con una potencia de 475 CV (350 kW), tracción integral, una batería de 110 kWh y una autonomía superior a 700 kilómetros.