La asesora presidencial Cecilia Nicolini confirmó en declaraciones a Radio 10 que en las próximas semanas el instituto Gamaleya analizará las muestras de la vacuna Sputnik V producidas en Argentina.

En declaraciones a Radio 10 la funcionaria afirmó que se enviaron al instituto Gamaleya muestras de las vacunas locales por courier. «Se produjeron tres lotes consecutivos y se mandaron muestras congeladas que deben estar entre dos o tres semanas para realizarles ensayos de control de calidad que requiere Gamaleya y así seguir adelante», argumentó.

«Si no llega a pasar el primer control de calidad no quiere decir que estén mal o que sea un fracaso, es que se debe ajustar el proceso productivo al máximo. Hasta ahora todo indica que va muy bien, tenemos que ser prudentes», sostuvo Nicolini.

Según informaron el martes desde Presidencia, la semana pasada se realizó la formulación (envasado) de la sustancia activa en los viales del componente 1 y componente 2 de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. Esos lotes están en camino al Instituto Gamaleya para su control de calidad.

«Si ese control de calidad supervisado por el Instituto Gamaleya diera bien, se comenzaría a avanzar con todos los siguientes pasos, que son muy complejos y desafiantes para importar a Argentina el antígeno y escalar el formulado para acelerar la velocidad con que nuestro país cuente con dosis de Sputnik V«, explicaron en Casa Rosada.

En cuanto a plazos para contar con la vacuna Sputnik V en Argentina, desde Balcarce pidieron «ser muy prudentes», porque «es un proceso biológico que puede tener demoras y algunas dificultades hasta alcanzar los niveles óptimos».

En este marco, la asesora presidencial dijo que en el Gobierno están «muy contentos» por el comienzo de la fabricación a nivel local. «Es un trabajo que venimos realizando hace meses en conjunto y se suma a la estrategia del Gobierno de avanzar en el desarrollo de la estrategia de conseguir vacunas«, señaló al tiempo que prometió que «seguramente en los próximos meses haya resultados».

Fuente: Ámbito