Rubén González Glaría, fiscal general federal de Posadas, es investigado por irregularidades, a partir de las denuncias de una colaboradora y además, del secretario de la Fiscalía General Civil de la Cámara Federal de Apelaciones de Posadas, Marcelo Quiroz. Se sospecha también el cobro de sobornos por planchar causas.

A partir de una denuncia administrativa formulada por su ex “mano derecha”, Marcelo Quiroz, se comenzó la investigación hacia González Glaría. Debido a ello, una gran cantidad de irregularidades y presuntos delitos salieron a la luz. Paso a intervenir la Justicia Penal Federal.

Quiroz presentó su denuncia administrativa ante la Procuración General de la Nación el pasado 22 de abril y, compareció ante el fiscal Di Loreto y el juez subrogante José Luis Casals. Por ello quedó incorporado al expediente ese mismo día.

En su denuncia, el secretario de la Fiscalía General Civil de la Cámara Federal de Apelaciones de Posadas, habría expuesto que González Glaría utilizaba para uso personal vehículos propios de la Fiscalía. Entre ellos un Volkswagen Bora, un Corsa Classic, un Peugeot 307 cinco puertas, una Ford Ecosport y una camioneta Hilux SW4. Entre las pruebas que facilitó hay un pendrive, fotos y recibos de pagos de seguros.

Agregó que González Glaría utilizó fondos para su beneficio, a partir del cobro de vales de combustible, alojamientos, entre otros, que eran solventados por la Procuración, y que para ello, enviaba vouchers con pasajes y estadías.

También dejó constancia que el Fiscal general algunos meses concurría día por medio a su oficina y que, para ello, dejaba hojas firmadas en blanco por él, para que no se percaten de su ausencia. Como prueba, presentó dos hojas firmadas en blanco presuntamente por González Glaría.

Por último, dejo expuesto varias irregularidades en el expediente. Mencionó un presunto delito de trata de personas por explotación laboral, donde la intervención de la Fiscalía habría sido indispensable para la resolución final del caso. También una evasión tributaria, cuya apelación debería hacer la Fiscalía general, y que cayó por presentación intempestiva. Además hizo alusión a un expediente donde González Glaría fue denunciado ante el Ministerio de Seguridad de la Nación, por la muerte de un obrero, el cual habría sido atropellado por un avión de su propiedad.

En los próximos días se tendría novedades de la causa, al frente de Pablo Turano, fiscal de la Procuración General de la Nación con sede en Capital Federal y Pablo Di Loreto, de la Fiscalía ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Posadas, que oficia como auxiliar.

Denuncia de una ex secretaria de González Glaría

La abogada Silvana Bogado, que actualmente se desempeña en la Secretaría Federal Oral de Posadas, declaró el pasado 30 de abril ante los fiscales, y puso en evidencia que González Glaría le ofreció un contrato de trabajo en la Fiscalía en el año 2008, con la supuesta condición de que tendría que compartir su salario con otras dos personas. Ella aceptó debido a que necesitaba del empleo.

A través de una videoconferencia, Bogado brindo declaración testimonial ante los fiscales. Destacó que desde que ingresó hasta el año 2012, todos los meses la mujer retiraba dinero del cajero y dividía las dos terceras partes. Dejo en evidencia que pasado un tiempo, se enteró que las dos supuestas personas con las que debía compartir el sueldo no existían

Como prueba de ello ofreció los recibos de sueldos, tickets de cajero donde se autentica que retiraba casi la totalidad del dinero y un email dirigido supuestamente al fiscal general donde menciona lo de la plata. Además, ofreció dos testigos.

Como cierre, hizo mención a ciertas anormalidades en la intervención de la Fiscalía, en causas de trascendencia pública. Funcionarios judiciales comparecerían como testigos en los próximos días y además, se tendrá novedades acerca de la continuidad laboral del denunciado.