Un estudio de la Universidad de Dinamarca sobre 3944 casos positivos del país afirma que la inteligencia artificial (IA) podría ayudar a predecir la evolución de Covid-19 en función de factores de riesgo, como índice de masa corporal, sexo o la presión arterial. Según los investigadores el sistema tiene una precisión del 90% para indicar si una persona que se infectó con coronavirus morirá.

Hace algunos meses los especialistas listaron una serie de factores de riesgo que pueden dificultar la lucha contra la enfermedad. Los más conocidos, además de la edad, son el índice de masa corporal (el IMC, o dicho de otra forma, el exceso de peso) y la hipertensión. “Los pacientes con Covid-19 grave saturaron los sistemas de salud en todo el mundo. Planteamos la hipótesis de que los modelos de aprendizaje automático podrían usarse para predecir riesgos en diferentes etapas de la gestión y, por lo tanto, proporcionar información sobre los impulsores y los marcadores de pronóstico de la progresión de la enfermedad y la muerte”, explican los autores del estudio que fue publicado en la revista Nature.

“Comenzamos a trabajar en los modelos para asistir a los hospitales, ya que durante la primera ola temían que no tuvieran suficientes respiradores para pacientes de cuidados intensivos. Nuestros nuevos hallazgos también podrían usarse para identificar cuidadosamente quién necesita una vacuna”, afirmó Mads Nielsen, del departamento de ciencias de la computación de la Universidad de Copenhague.

Para el estudio, además de los casi 4000 casos de Dinamarca validaron la información con 1650 positivos del Reino Unido. Junto a la precisión del 90% para pronosticar un fallecimiento, el modelo permite calcular con un 80% de fiabilidad si el paciente necesitará o no un respirador.

Sobre un total de 2,6 millones de ciudadanos en Dinamarca, se realizaron pruebas PCR del SARS-CoV-2 en sujetos sospechosos de enfermedad COVID-19: 3.944 casos tuvieron al menos una prueba positiva y se sometieron a análisis adicionales. Entre los casos daneses, 1359 (34,5%) requirieron hospitalización y 181 (4,6%) cuidados intensivos. Un total de 324 pacientes (8,2%) fallecieron.

“Nuestros resultados demuestran, como era de esperar, que el IMC y la edad son los parámetros decisivos de la gravedad a la hora de cursar el Covid-19. Pero la probabilidad de morir o terminar en la UCI con un respirador aumenta si se es hombre, se tiene la presión arterial alta o se padece alguna enfermedad neurológica”, detalló Nielsen.

“Las características clínicas desconocidas junto con la velocidad de propagación viral crean una situación desafortunada en la que los proveedores de atención médica carecen de complementos de diagnóstico importantes, como modelos de predicción precisos y conocimientos basados en datos sobre los impulsores de la progresión de la enfermedad”, concluye la investigación.

Fuente: Todo Noticias