El estado de Ohio está dispuesto a promulgar una ley que permite que los maestros porten armas de fuego en las escuelas una vez que hayan completado hasta 24 horas de capacitación inicial. Analizan esta medida como consecuencia de los tiroteos que se vive, tristemente de manera cada vez más recurrente en el país.

Los defensores de la medida esperan que la medida de que los maestros porten armas dentro de las instituciones educativas reduzca la frecuencia y la letalidad de los tiroteos en las escuelas, que se han vuelto recurrentes en Estados Unidos.

Los opositores al proyecto de ley, incluidos los sindicatos de maestros y el principal sindicato de policías del estado, dicen que hará que las escuelas sean más peligrosas para los niños e incluso para el mismo personal educativo.

El proyecto de ley se finalizó 10 días después de que un adolescente con un rifle estilo AR-15 atacara una escuela en Uvalde, Texas. Diecinueve estudiantes y dos profesores murieron en la masacre.

El gobernador de Ohio, el republicano Mike DeWine, ha dicho que promulgará el proyecto de ley.

El proyecto fue aprobado por la Asamblea General de Ohio controlada por los republicanos esta semana.

¿Cómo es el proyecto para que los maestros porten armas?

Fue diseñado para desactivar un fallo del año pasado de la Corte Suprema de Ohio que decía que una ley estatal de larga data requería que los maestros completaran más de 700 horas en un programa de capacitación de oficiales de paz antes de que pudieran estar armados en las instalaciones escolares.

Los defensores del proyecto de ley dijeron que permitiría al personal de la escuela confrontar a un atacante armado antes de que entrara la policía.

«En situaciones de emergencia en nuestras escuelas, los segundos importan y las tragedias se pueden prevenir», dijo en un comunicado Thomas Hall, patrocinador del proyecto de ley.

Los maestros armados deberán someterse a verificaciones de antecedentes penales y recibir 8 horas de capacitación adicional cada año subsiguiente.

Según la nueva ley, los distritos escolares tendrían que notificar a los padres si deciden permitir que maestros armados ingresen a las instalaciones escolares. No quedó claro de inmediato cuántos distritos escolares optarían por permitirlo.