El Centro Nacional de Huracanes (CNH) anunció que los vientos máximos del ciclón bajaron a 130 kilómetros por hora. Cinco personas murieron en Carolina del Norte y Virgina. En la zona afectada hay casi 900 mil personas sin electricidad y 12 mil sin teléfono

Irene, que se mantiene como de categoría 1, se desplazará «cerca o sobre el centro de la costa atlántica y se aproximará a Nueva Inglaterra». «Cuando toque tierra de nuevo se debilitará hasta convertirse en un ciclón post-tropical el domingo en la noche o el lunes», explicó el organismo.

 

Félix García, meteorólogo del CNH, detalló que el huracán llegaría a Nueva York «entre el mediodía y el atardecer del domingo». Su ojo tocó tierra el sábado cerca de cabo Lookout, en Carolina del Norte.

 

Está vigente un aviso de huracán desde Carolina del Norte hasta Massachusetts, incluyendo a la ciudad de Nueva York y Long Island. Mientras que para la región costera de Nueva Inglaterra y Canadá se mantiene uno de tormenta tropical.

 

El CNH advirtió, además, sobre la posible formación de tornados aislados en el sudeste de Virginia, el este de Maryland, Delaware y el sur de Nueva Jersey.

 

En este sentido, el vocero de la oficina de gestión de emergencias de Carolina del Norte, Tom Mather, brindó más detalles sobre lo ocurrido: «Un hombre murió en el Condado de Onslow, al sufrir un ataque cardíaco mientras tapaba sus ventanas con placas», y otro hombre falleció en la noche cuando su auto se deslizó y chocó contra un árbol».

 

Una tercera víctima, un joven de 21 años, murió cuando conducía hacia su vivienda en el condado de Pitt y perdió el control de su automóvil como consecuencia de la tormenta.

 

El cuarto fallecido, un niño de entre 9 y 11 años, se registró en Newport News, Virginia. La trágica pérdida ocurrió cuando un árbol se partió en dos y cayó sobre el segundo piso de un edificio de apartamentos, destrozando la habitación donde se encontraba el menor. En ese mismo estado, murió un conductor al ser aplastado por un árbol.

 

Según los vecinos, la madre salió llorando y gritando: «¿Dónde está mi bebé, ¿dónde está mi bebé». Un equipo de rescate llevó a cabo una búsqueda de alrededor de dos horas y halló el cuerpo sin vida.

 

Otros tres ciudadanos murieron por causas vinculadas a Irene. Uno de ellos fue arrastrado por las olas mientras practicaba surf en una playa en Florida. Los otros dos, uno de ellos menor de edad, fallecieron en accidentes de tránsito, en Carolina del Norte, provocados por la falta de funcionamiento de semáforos.

 

También se encuentra desaparecido un hombre que fue a dar a un río cerca de Wilmington, una zona costera azotada por el ciclón. «No está claro si saltó o fue empujado» al río, pero se frenó su búsqueda debido al mal tiempo, dijo Michelle Harrell, responsable de prensa de de la oficina de manejo de emergencias del Condado de New Hanover, también en Carolina del Norte.

 

Unas 900 mil personas sin energía eléctrica, árboles caídos, rutas inundadas, muelles arrastrados por violentas olas, y al menos una familia que tuvo que ser rescatada de su casa bajo agua, son los reportes de daños que dejó el ciclón a su arribo a los Estados Unidos. Esto luego de haber provocado cinco muertes y millonarias pérdidas durante su paso por el Caribe la semana pasada.

 

 

Fuente: EFE – AFP – AP – Washington Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.