El combustible en Argentina se encareció por quinta vez en el año, con aumentos en promedio del 7%. Se trata del primer incremento de los tres que tiene previsto aplicar hasta mayo la petrolera YPF, líder del mercado y que marca el camino a las otras comercializadoras.

Con el alza que rige desde este martes 16, que acumula un 50% en los últimos siete meses, varias ciudades del país ya tienen la nafta premium por encima de los $100 el litro, una situación que obligó a los comercializadores a adaptar la cartelería, y los surtidores, para reflejar los tres dígitos en los precios al consumidor.

Así, el cuadro tarifario vigente hace que la nafta premium (la que recomiendan los fabricantes de los automóviles más vendidos en los últimos años) se consiga ya a más de 100 pesos en ciudades de las provincias de Córdoba, Santa Fe. Santiago del Estero; San Luis; San Juan, La Rioja, Salta y Jujuy. El valor más caro, por su parte, se encontró en la ciudad bonaerense de Tandil, con $103,80 el litro.

A un paso de las tres cifras
Como hasta mayo, la firma que dirige Pablo González tiene previsto subir otro 10% los precios al surtidor, sin considerar eventuales ajustes de los impuestos, la variedad premium -los combustibles más refinados- superará los $ 100 en otros puntos, entre ellos el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El conglomerado urbano más poblado del país es uno de los lugares donde los combustibles están más baratos en todo el país. Sólo en la Patagonia, por ser zona productora de petróleo y derivados, se consiguen valores por debajo de Capital y Gran Buenos Aires. Desde agosto pasado, la petrolera estatal busca cerrar esa brecha entre los precios del AMBA y el resto del país, para lo cual aplica subas más fuertes en Ciudad y alrededores que en el resto de la Argentina.

Qué otras subas en las naftas que se esperan
El Gobierno aspira a que a partir de abril, aunque con más fuerza hacia julio, los precios comiencen un camino de desaceleración que le permita cumplir con la meta de 29% anual que figura en el Presupuesto y que los salarios terminen el 2021 entre 3 y 4 puntos por encima de esos valores.

Los incrementos en los combustibles le suman presión a la inflación general, porque impactan de lleno en la logística. Por eso las petroleras, con YPF, a la cabeza apostaron a concentrar las subas al surtidor en los primeros cinco meses del año, a fin de despejar el horizonte electoral.

La petrolera estatal planteó que si el contexto actual se mantiene el 15% en tres tramos entre marzo y mayo serían los únicos del año. En esa estrategia, será fundamental la evolución del valor internacional del petróleo, que se ubica por encima de US$70 el barril luego de las abruptas caídas en medio del primer impacto de la pandemia de coronavirus.

Las subas pautadas hasta mayo mejoran el margen de rentabilidad de las productoras, tras meses en los que los incrementos solo estuvieron relacionados con la actualización de los impuestos sobre los combustibles líquidos. El último aumento fue el pasado sábado, que representó 2 puntos porcentuales del alza al surtidor

Fuente:MisionesOnline