El detalle del crimen de Fernando que podría implicar un giro en la muerte de Natacha Jaitt

Luego de que los peritos lograran abrir los celulares de los rugbiers, los investigadores piden utilizar la misma tecnología para avanzar con la muerte de la mediática.

La investigación por la muerte de Natacha Jaitt está estancada. A casi de un año de aquel fatídico 23 de febrero, los investigadores aún no pudieron acceder a su iPad, un elemento que su familia considera vital para esclarecer el caso.

Sin embargo ahora, un detalle del caso Fernando Báez Sosa podría ser la clave para avanzar en la muerte de la mediática.

Luego de que la Policía pudiera destrabar los dispositivos iPhone de los rugbiers implicados en la muerte del joven de 18 años, el abogado de la hija de la mediática, Alejandro Cipolla, pidió al fiscal Sebastián Fitipaldi que “arbitre los medios necesarios para solicitar a la División de Operaciones Técnicas de la Policía Federal Argentina (DOTE), si puede prestar colaboración para abrir el iPad debido a que es de público conocimiento que los mismos pudieron realizar una maniobra similar en el esclarecimiento del homicidio de Fernando Báez”.

Sucede que el dispositivo de Matías Benicelli, uno de los imputados por el crimen de Fernando en Villa Gesell, es un Apple modelo 7, el mismo que fue secuestrado a Juan Pedro Guarino, que fue excarcelado, al igual que a Alejo Milanesi, los otros dos rugbiers.

Las fotos de la reunión en la que participó Natacha.

Se trata de dispositivos, al igual que la table de Natacha Jaitt que requieren de un software especial para ser vulnerados por los peritos informáticos.

El agresor más comprometido con el homicidio, Máximo Thomsen, también tenía un iPhone, aunque se trata de un modelo más antiguo. Luciano Pertossi también llevaba un aparato de la empresa norteamericana.

Fue Pertossi quien grabó con su iPhone la golpiza en la que mataron al joven en la puerta de Le Brique. Incluso, en el pedido de procesamiento, la fiscal Verónica Zamboni destaca que en ese aparato “se han extraído datos de sumo interés”.

Es decir que de los nueve celulares peritados, ya que Ayrton Viollaz no tenía el suyo cuando fue apresado, seis son Apple. Sin embargo, y pese a las dificultades, todos pudieron ser abiertos sin la intervención de una empresa extranjera o de la misma compañía. Ese dato fue el que motivó a la querella del caso Jaitt a solicitar la colaboración de la PFA.

Fuente: Radio Mitre