“El agua nos llegaba hasta la cintura, pero estábamos felices porque rescatamos al perro”: el relato de un policía tras el heróico rescate en una inundación en Caá Yarí

Luego de asistir a varias familias que viven en Caá Yarí, un municipio dentro del departamento de Leandro N Alem. A lo lejos, el oficial Sebastían Arzamendia escuchó que un perro ladraba pidiendo auxilio, dentro del arroyo que se desbordó por el temporal que azotó la provincia. El uniformado no dudó y saltó al arroyo para rescatar al animal.

El temporal volvió a hacer estragos a lo largo y ancho de la tierra colorada. Arroyos desbordados, calles inundadas y muchas familias que debieron levantar sus cosas producto del abundante agua que ingresó en sus hogares.

La zona centro de la provincia fue una de las más afectadas por las intensas lluvias que cayeron. Bien temprano, por la mañana, la Comisaría Caá Yarí de la Unidad Regional VI, recibió un llamado de los vecinos de que viven al costado de la Ruta Provincial N° 225 y manifestaban que el arroyo había desbordado y necesitaban ayuda para evacuar artefactos que tenían en su domicilio.

Rápidamente los uniformados llegaron al lugar y ayudaron a las familias a levantar sus pertenencias. Según mencionaron los policías, ofrecieron trasladar a los afectados por el temporal al domicilio de algún familiar, pero optaron por quedarse en sus casas.

Mientras recorrían la zona para ver qué estaba pasando, el Oficial Ayudante Sebatian Arzamendia escuchó a los lejos ladrar a un perrito.  Automáticamente se miró con un vecino y no dudó, decidió saltar al arroyo y quedarse con el animal sano y salvo.

El arroyo Arreame se desbordó y afectó a unas cuantas familias. Una lástima porque se mojó todo los alimentos y ropas de las personas que viven allí. De igual manera se los asistió con mercadería”, contó Sebatian, el policía que trabajó en el lugar.

Mientras pone a secar su uniforme, el joven policía comenta que “encontramos una casa cerca del arroyo que estaba muy inundada. Siempre que ocurre algo así, lo primero que hacemos es llegar y nos preocupamos por las personas que están dentro del domicilio”, contó Sebastián

Y añadió: “comúnmente las personas tienen perros atados o animales porque es una zona de colonias. Al fondo, a 100 metros, de la casa está el arroyo y se escuchaba un perro que ladraba y ladraba”, contó

Seguidamente, el uniformado relató “nos largamos a buscarlo, primero escuchábamos que el perro ladraba fuerte y cuando nos acercabamos iba perdiendo fuerza. Le miré al vecino de la zona y le dije –vamos a tirarnos– y así fue, el agua nos llegaba pasando la cintura, pero estábamos felices porque habíamos traído el perro”, contó con mucho orgullo.

Según manifestó Sebastián, el perro sería de un vecino y con la tormenta el perro subió a una madera que lo dejó estancados en un costado del arroyo. “Estaba en atrapado entre ramas y palos que había”, contó

El vecino tambien tenia bastantes gallinas que estaban encerradas, tuvimos que romper todo para poder sacar, los que ellos crían para su alimentación casi perdieron todo”, contó Sebastian Arzamendia, un policía que además de asistir a las familias damnificadas por el temporal, arriesgo su vida y rescató un perro de un arroyo.

Información de interés: 

Se recuerda a la población que ante casos de emergencias por el temporal pueden llamar gratuitamente a la línea 103, de la Subsecretaría de Protección Civil de Misiones. Se puede llamar desde cualquier punto de la Provincia.