Cuáles son los mitos más comunes sobre las enfermedades de transmisión sexual

Hay muchos mitos sobre las infecciones de transmisión sexual y no siempre puedes fiarte de lo que lees en internet. El doctor Peter Greenhouse, un consultor de salud sexual, dice que cualquier persona que note que algo no anda bien debe hacerse un chequeo lo antes posible en su clínica local de salud.

Muchas personas se sienten avergonzadas ante la idea de tener que hablar sobre el tema, pero no hay razón para estar nervioso. Las personas que trabajan en clínicas de salud sexual están preparadas para escucharte y atenderte. Si no hay clínicas de salud sexual cercanas lo mejor es concertar una cita con tu médico de cabecera.

Estas son algunas de las preguntas más comunes:

¿Se puede contraer clamidia a través del asiento del inodoro?

No. La clamidia es una infección bacteriana que se transmite a través de relaciones sexuales sin protección o por el contacto con fluidos sexuales.

¿Puedes contagiarte de una enfermedad de transmisión sexual por compartir una cama o toalla?

La única infección de transmisión sexual que puede propagarse de esa manera son los piojos púbicos. Estos son insectos parásitos que viven en el vello púbico, en las axilas o incluso en las cejas. Los síntomas incluyen picazón, pequeñas manchas de color azul (causadas por mordeduras) y pequeñas manchas de sangre en la piel.

¿Puedes prevenir una enfermedad de transmisión sexual tomando la píldora anticonceptiva?

No. La píldora es efectiva como método anticonceptivo y en ocasiones para regular los periodos menstruales. Si quieres estar protegido de las enfermedades de transmisión sexual debes utilizar el condón.

¿Puedes tener una enfermedad de transmisión sexual en tu garganta?

Sí, puedes tener clamidia o gonorrea en la garganta. La mejor manera de protegerte es usando un condón.

¿Cómo prevenir que pase de nuevo?

El principal consejo del doctor Greenhouse es siempre utilizar condones cuando inicias una nueva relación sexual. Una vez ambas personas se hayan hecho el chequeo médico pueden considerar reemplazar los condones con otra forma de anticoncepción, si así lo desean.