Coronavirus: Suiza es el segundo país con más casos por millón de habitantes

Suiza ocupa el segundo lugar en contagios per cápita con 1026 casos por millón de habitantes , aunque estas cifras pueden variar en cuestión de horas y se ubica novena en cantidad de casos en el mundo.

El avance incontenible de la pandemia de coronavirus se difunde rápidamente cuando se trata de países como China, Corea del Sur, Italia, Francia, Irán, España, Estados Unidos; pero Suiza, la nación alpina de 8,57 millones de habitantes, se encuentra novena en la lista de países con más casos, con 8795 infectados y 120 fallecidos hasta el momento, según la herramienta de monitoreo de la Universidad Johns Hopkins.

El 25 de febrero se confirmó el primer caso de Covid-19 en ese país, unos días después de que el brote estallara en la vecina Italia. Un hombre de 70 años en el cantón de Ticino dio positivo con la enfermedad luego de haber regresado de un viaje a Milán. Posteriormente, se descubrieron múltiples casos relacionados con los grupos de Italia en varios cantones, incluidos los de Basilea-Ciudad, Zúrich y Graubünden. La tasa de infección subió tan rápidamente que el gobierno admitió que ha tenido problemas para seguir el creciente número de casos .

Por ahora, el gobierno emite un recuento actualizado solo una vez al día que se basa en la información enviada por los cantones por la mañana. «En este momento, los números están aumentando tan rápido que también tenemos problemas para ingresar todos los datos para poder llevar a cabo los análisis», dijo Daniel Koch , jefe de enfermedades transmisibles en la oficina de salud pública, la semana pasada a medios locales, subrayando que las autoridades no estaban tratando de ocultar o retener información .

Métodos obsoletos

La lucha del gobierno para controlar los datos también es un subproducto de métodos obsoletos . Los cantones señalan nuevos casos en formularios que completan y envían por fax al gobierno central, como señaló la televisión pública suiza SRF . Las autoridades federales esperan que el laboratorio de referencia en Ginebra confirme los casos antes de actualizar sus números, mientras que algunos cantones informan sobre casos sospechosos con o sin dicha confirmación.

El gobierno suizo también fue criticado por no adoptar una estrategia de prueba más agresiva desde el principio. Berna rechaza los ataques y dice que las pruebas se llevan a cabo a su máxima capacidad, aunque los exámenes se limitan a las personas en riesgo que muestran síntomas graves y los trabajadores de la salud.

Si se tiene en cuenta el tamaño de la población, Suiza prueba aproximadamente al mismo ritmo que Corea del Sur, que se ha promocionado como un caso exitoso en el manejo de la pandemia. Sin embargo, otros países como Islandia jugaron a su favor la escasa población para llevar a cabo pruebas a gran escala entre su población general.

«Esto es solo el comienzo de la ola», indicó Koch. «El número de casos aumentará y debemos hacer todo lo posible para suavizarlo y evitar sobrecargar los hospitales».

Los expertos en datos en Suiza han señalado el fuerte aumento en el número de casos, que se duplica cada tres días. «Los números están sujetos a grandes variaciones día a día», escribió en su cuenta de Twitter Antoine Flahault , director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Ginebra, «porque estamos en una fase de crecimiento exponencial, pero también dependiendo de los métodos de medición o recopilación de datos.»

La tasa de mortalidad, sin embargo, sigue siendo baja, especialmente en relación con la de Italia, que ha sido particularmente afectada debido a su considerable población de ancianos y un sistema de salud que soportó más de una década de medidas de austeridad.

A diferencia de otros países, Suiza no ha proporcionado información sobre el número de personas en cuidados intensivos o el alcance de la capacidad en los hospitales, señaló el periódico Le Tempsexternal en un informe sobre el tema.

Treinta laboratorios realizan diagnósticos en todo el país . En ausencia de una estrategia nacional unificada, algunos cantones están tratando de acelerar el proceso mediante la implementación de centros de pruebas rápidas y equipos móviles para verificar a las personas sospechosas de tener el virus, informó el diario Swissinfo .

Sin embargo, según advirtió Koch, el sistema de salud de Suiza podría colapsar a fin de mes si el nuevo coronavirus se sigue propagando a las tasas actuales.

Ante el desbocado escenario, Simonetta Sommaruga, presidenta de la Confederación Suiza, declaró una «situación extraordinaria» en el país la semana pasada, el nivel más alto en términos de la Ley sobre Epidemias.

Todas las tiendas, mercados, restaurantes, bares y sitios de entretenimiento en el país estarán cerrados hasta el 19 de abril. Las escuelas y universidades también permanecerán cerradas y las clases se seguirán de manera virtual. Solo abrirán las instituciones médicas y las tiendas de alimentos.

El gobierno también decidió reforzar el control en las fronteras con Italia, Alemania, Austria y Francia e imponer prohibiciones de ingreso, aunque con excepciones, se indicó en un boletín de prensa. El ingreso al país desde los cuatro vecinos solo será posible para los ciudadanos suizos, las personas con permiso de residencia en Suiza y quienes tengan que entrar por razones laborales.

Por otra parte, Suiza movilizó a cerca de 8000 soldados en todo el país para apoyar la atención médica, la logística, la seguridad y otros servicios durante la epidemia, algo que no ocurría en el país desde la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, las medidas son más flexibles que en Italia, e incluso en la Argentina, donde la cuarentena es obligatoria. En Suiza, por más que se aconseja a los ciudadanos permanecer en sus hogares, muchos siguen yendo a trabajar todos los días.

Fuente: La Nación