La deuda soberana de Argentina perdía un 2,5% promedio el lunes por las ventas disparadas con el cambio en la conducción del Ministerio de Economía, lo que provocó sobresaltos financieros en medio de una galopante inflación.

La tendencia de debilidad era liderada por los activos nominados en pesos, donde algunas paridades llegaban a perder más del 5% a niveles mínimos históricos.

La heterodoxa Silvina Batakis fue designada el domingo en el cargo tras la intempestiva renuncia de Martín Guzmán, quien dejó el cargo aduciendo una fuerte resistencia a su gestión por parte del ala radical del peronismo en el Gobierno, encabezada por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

«A pesar de que la elección de Batakis puede interpretarse como un aumento de la probabilidad de cambio de administración en 2023, creemos que los efectos de corto plazo negativos prevalecerán sobre los bonos argentinos», dijo Portfolio Personal Inversiones.

«La deuda en pesos no solamente posee importancia por la performance de los instrumentos, sino como herramienta de financiamiento para cubrir el programa financiero. Lógicamente, esperamos que la elección de Batakis extienda la debilidad en las curvas de pesos, aunque no creemos que cambie la posición del Gobierno con respecto a la necesidad de mantener ‘performing’ este mercado -al menos de corto plazo-«, agregó.

Operadores coincidieron en que la liquidez del mercado era acotada por el feriado en Estados Unidos.