A pesar de que hace tan solo 7 días se aplicó un incremento en el precio de los combustibles de todas las estaciones de servicio, YPF volvió a aumentar el combustible un 1,3 por ciento en todas las naftas.

A partir de la media noche del sábado, la Infinia pasó de 85,20 el litro a 86,20 pesos; la Súper, de 75,20 a 76,20; la Infinia diésel de 83,90 a 84,90 y el diésel, de 70,20 a 71,20.

Sin embargo, en localidades del interior el mismo combustible subió $3, ya que el valor era de $73,30 hasta el viernes y desde el sábado ronda los $ 76,30 pesos. Es decir, que hubo un aumento del 4,09 por ciento.

Las rápidas subas generaron gran malestar y preocupación entre empresarios y comerciantes que consideran que podría disminuir el nivel de actividad en las localidades donde trabajan.

Por este motivo, empresarios de la Confederación Económica de Misiones elevaron una inquietud al ahora ex ministro de Industria, Luis Lichowski, por el aumento de combustibles producido el 6 de enero y que afectó sólo a localidades del interior provincial.

Asimismo, el Gobierno provincial solicita un precio más bajo unificado para los combustibles en la provincia, para reducir las fuertes asimetrías por el costo logístico de las mercaderías hacia el interior de la provincia.