River campeón de la Copa Sudamericana

Con goles de Mercado y Pezzella se impuso por 2 a 0 ante Atlético Nacional en la revancha de la final y consiguió un título internacional tras 17 años. Gallardo fue el artífice de un gran equipo que generó una fiesta interminable

ññññ

River ganó anoche la Copa Sudamericana al imponerse 2-0 a Atlético Nacional de Medellín con sendos goles de cabeza de Gabriel Mercado y Germán Pezzella. Fueron dos goles calcados a los 9 y 14 minutos, porque fueron al mismo palo y tras sendos corners desde la izquierda ejecutados por Leonardo Pisculichi.
El partido empezó tenso, con muchas faltas. Pero el equipo visitante demostró que no viajó a Buenos Aires para defenderse. El 3-4-1-2 de Juan Carlos Osorio salió a presionar a River. Pero el local empezó a imponerse en el terreno de juego gracias a su jugador más desequilibrante: Leonardo Pisculichi.
A los 2’, probó de tiro libre, pero respondió bien el arquero argentino Franco Armani. A los 7’, un tiro libre de Edwin Cardona se fue cerca del travesaño del arco de Barovero.
En el primer cuarto de hora el partido fue parejo y abundaron  las faltas. Otra vez Pisculichi lo probó a Armani con un centro-arco que el arquero despejó, pero en el rebote Carlos Sánchez conectó con todo el pie y otra vez el arquero despejó el peligro con una volada sobre su palo izquierdo. River estaba cerca. Y siguió merodeando el área rival: a los 11’, Leonel Vangioni armó una pared con Rodrigo Mora por izquierda y sacó un centro pasado que Teófilo Gutiérrez cabeceó desviado. Y a los 15’, tras una trepada de Sánchez, Gutiérrez quedó de cara al gol y definió cruzado, pero otra vez apareció la figura de Armani para ahogarle el grito.
Atlético Nacional siempre tuvo la intención de salir jugando y ser prolijo con la pelota. Pero tanto Bocanegra como Díaz tardaban mucho en encontrar a Mejía o Cardona, los dos encargados de darle juego al equipo. Entonces River recuperaba rápido la pelota y ponía cara a cara a Teo Gutiérrez con el arquero del equipo colombiano.
El inicio del segundo tiempo demostró que el que se quedaba sin piernas primero iba a tratar de aguantar hasta los penales. Entonces, la pelota parada empezó a ser un factor clave. En los primeros minutos, Atlético Nacional tuvo dos tiros libres de frente al arco. El primero lo ejecutó Juan Valencia, por afuera de la barrera, pero Barovero se quedó con la pelota casi sin esfuerzo. El segundo lo tiró Cardona, a la barrera.
Y cuando River respondió fue contundente. Pisculichi mandó un centro con rosca y apareció Gabriel Mercado para ganarle a Ruiz, su marcador, y meter la frente. La pelota picó y se metió contra el palo izquierdo de Armani para el 1-0.
Cuatro minutos más tarde, otra vez córner, otra vez Pisculichi y esta vez Pezzella metió un cabezazo furioso que se metió en el mismo lugar que el anterior. Golazo y 2-0 para que la Copa Sudamericana se quede por primera vez en Núñez.

Comparti con Tus Amigos.